Su fuerza:La religiosidad andina

En el ambiente eclesiástico se ha manifestado una coyuntura y un contexto favorable a la reetnificación del andino por medio de una corriente teológica y pastoral que persigue la «andinización», la «contextualización» y la «inculturación» del mensaje cristiano. Esta corriente busca reconocer, y hacer reconocer, los valores, ritos y símbolos religiosos andinos como «semillas del Verbo». La «andinización de la Iglesia» significa también la participación activa y protagónica de los andinos en el culto cristiano local sin tener que abandonar por ello su cultura e identidad andina,su idioma y su simbología religiosa.
A nivel social, esta teología y praxis pastoral llevan a la defensa de los Derechos Humanos: la defensa del derecho de su propia lengua y cultura en el culto, el derecho a sobrevivir como pueblo y el derecho a la tierra y a un territorio propio. Así es que ocurre en la Iglesia Católica y en varias Iglesias Evangélicas un primer descubrimiento de la cultura y espiritualidad andinas. El IECTA se propone, a partir de una posición de intermediario, aportar lo suyo a este proceso de descubrimiento tardío de los valores religiosos andinos, fomentar el diálogo entre andino-cristianos e Iglesias y estimular los intentos de andinización e inculturación de su mensaje.