Renacimiento andino

Contexto histórico del Renacimiento Andino
Los efectos negativos y los costos sociales de las políticas integracionistas para el desarrollo andino se hicieron sentir con fuerte impacto en la comunidad andina: el derrumbe de las antiguas estructuras sociales; el despoblamiento de grandes partes de la cordillera (especialmente en Chile); la emigración masiva y la acumulación de indígenas andinos en tugurios urbanos; y -por otra parte- una presión demográfica excesiva sobre tierras de ecología más delicada; y la introducción en el Ande de una tecnología agropecuaria occidental, devoradora de energía y agotadora de la ecología, que frecuentemente ha deteriorado las condiciones económicas de los más pobres y la calidad de sus tierras.
Sin embargo, otro efecto de este proceso fue la creciente conciencia mundial en Derechos Humanos frente a la tradicional discriminación cultural y racial en los países andinos. Al interior de los países andinos, existen reacciones y movimientos indígenas de lucha por sobrevivencia y de reetnificación. Ejemplos de estos son: en Bolivia el katarismo; en Ecuador la lucha por la tierra, dirigida por CONAIE; en Perú la recuperación de los «espacios perdidos», proyectada al campus universitario, al terreno de la religión y al ambiente del mercado.
En Chile se ha manifestado ya durante el régimen militar de Pinochet (1973-1989) un proceso de reetnificación con una clara toma de conciencia étnica a través de la aparición de organizaciones culturales y defensivas de los aymaras, con embajadas culturales independientes en Europa y especialmente con una presencia de perfil claro y discurso convincente en el 46º Congreso Internacional de Americanistas, Amsterdam, 1988.